di Auretta Monesi

fue que la burguesía centroeuropea se enamoró de la población y construyó en sus alrededores villas con parques magníficos, hoteles suntuosos y hasta un casino. Hoy muchas de las áreas verdes anexas a las villas son parques accesibles al público.

Como el jardín Heller, al final de la calle Roma, realizado en los primeros años de 1900 y denso de bambú y muchas plantas preciosas (abierto de marzo a octubre, de 9 a 19 horas, info +39 0336/410877). No muy lejos, se impone a la vista la escalinata de Villa Alba, que termina con una majestuosa columnata jónica.

También su historia empieza a principios del siglo XX, cuando la familia alemana Lagensiepen la hizo erigir en estilo neoclásico. Hoy pertenece al Ayuntamiento de Gardone y al presente está sometida a reacondicionamiento técnico; la reapertura está prevista para el próximo año para hospedar eventos y congresos, pero su parque está a disposición de los visitantes.

EL VITTORIALE DEGLI ITALIANI

Morada de Gabriele D'Annunzio desde 1921, la ciudadela del Vittoriale, en la localidad “Cargnacco”, ocupa una parte muy grande del territorio de Gardone y desciende hasta la orilla del lago. Hoy se ha convertido en un museo que recibe 170 mil visitantes cada año.

La casa en la que vivió el poeta, la “Prioria”, extravagante y colmada de millares de objetos y reliquias, se ha conservado igual que entonces. En el parque hay realizaciones escenográficas, como el gran teatro al aire libre, exedras, pabellones y hasta la proa de un buque que ha echado anclas entre los olivares.

El avión con el que D'Annunzio llevó a cabo su travesía sobre la ciudad de Fiume, está colgado del techo en el Auditorium, donde en el año 2000 se instaló el Museo de la Guerra.

GRAND HOTEL FASANO

Construido en los primeros años de 1900,
tuvo entre sus huéspedes también algunos de los miembros
de la familia Hasburgo, que residían en la zona para cazar faisanes.

En la verde aldea de Fasano, a la orilla del lago, se encuentra uno de los hoteles más encantadores de la zona, el Grand Hotel Fasano (via Zanardelli 190, teléfono +39 0365/290220), galardonado con 5 estrellas. Construido en los primeros años de 1900, tuvo entre sus huéspedes también algunos de los miembros de la familia Hasburgo, que residían en la zona para cazar faisanes. Propone también un embarcadero en el lago, una alta torrecilla, una piscina externa cubierta y un magnífico jardín.
La apertura para el 2007 será desde abril hasta noviembre; habitaciones dobles desde 200 euros con desayuno. Motivo de orgullo para los Mayr, propietarios y administradores del hotel, es el nuevísimo Aqua Spa, centro bienestar basado en terapias y productos naturales (abierto todo el año, precio de la entrada: 30 euros al día).

A la orilla del lago, también se ha convertido en otra villa suntuosa el Hotel Restaurante Villa Fiordaliso, de 4 estrellas (via Zanardelli 132, teléfono +39 0365/290014, apertura desde marzo hasta octubre). Construido en 1931, es famoso por haber sido morada de Claretta Petacci en los años de la República de Saló. Afiliada a la cadena “Relais et Chàteaux”, tiene 7 habitaciones decoradas en estilo de la época, piscina cubierta y jardín a la orilla del lago; habitaciones dobles desde 240 euros.

El restaurante, guiado por el joven chef Riccardo Camanini, es uno de los mejores de la zona y se destaca por utilizar productos locales en recetas fantasiosas, como los ravioli al bagoss (un queso de las valles cercanas), o el maialino al latte (lechón cocido en leche) y diversas preparaciones de platos tipicos con pescado de lago; precio por persona desde 75 euros. Sin embargo, la historia del turismo de Gardone empezó con elGrand Hotel Gardone de 4 estrellas (via Zanardelli 84, teléfono +39 0365/20261, abierto desde abril hasta octubre).
Fundado con el nombre de “Albergo Pizzoccolo”, era poco más de una posada a la orilla del lago.
Después de varios hechos, se convertió en el grande palacio que es hoy, con su hermosa vista hacia el lago; habitaciones dobles con desayuno incluido desde 179 euros.

Tebaide Media